16 de September del 2016

DEI

Presentación

Quizá deberíamos comenzar con una aclaración respecto a lo que consideramos estilos internos ya que, en los últimos años, se ha desarrollado una gran controversia al respecto quedando este punto un tanto indefinido.

Si nos ceñimos a la clasificación que actualmente se utiliza en China, los estilos agrupados dentro del Taijiquan, Xingyiquan y Baguazhang son los que entrarían dentro de esta clasificación.

Es cierto que otros estilos como el Yi Quan, Nei Jia Quan, etc., comparten las características que los definen como estilos internos, pero dada su escasa implantación actual en España y conscientes de la posibilidad de incluirlos dentro de nuestros futuros planteamientos, nos centraremos más en el análisis de condiciones de los tres conjuntos anteriormente expuestos.

En muchos casos, la compatibilidad deportiva de estos estilos ha determinado su clasificación dentro de uno u otro conjunto, actitud evidentemente errónea al supeditar la disciplina a un contexto de participación deportiva, máxime cuando lo segundo debe estar al servicio de lo primero.

En España existen un sinfín de asociaciones privadas dedicadas a la práctica y difusión del TJQ. En muchos casos, estas organizaciones actúan en un ámbito muy particular que no quiere participar de un conjunto con el que el resto de la comunidad marcial pudiera relacionarlo.

Como de costumbre, esta visión individualista de la actividad condiciona en mucho la implantación de organizaciones que, agrupando al conjunto que desarrolla una actividad similar, pueda obtener los beneficios sociales que el estado estima pertinentes para los grandes grupos de disciplinas (federaciones, organizaciones culturales, organizaciones de interés público, etc.)

Dado que estas organizaciones individuales intentan operar de forma superlativa, y se encuentran unas contra otras en la búsqueda de dicho objetivo, la competitividad que se establece resulta destructiva, cuando no, supuestamente improductiva.

Por lo tanto, la realidad en nuestro país dista mucho de establecer un conjunto homogéneo de practicantes serios que pretendan abordar la difusión de las diferentes manifestaciones de su arte de manera compatible con su subsistencia dejando de lado los intereses de protagonismo personal o individual.

La perspectiva de que el crecimiento debe partir desde el seno de la disciplina concreta para transmitirse por defecto a los clubes que la imparten, obedece a una lógica de peso sobre la calidad de nuestras disciplinas. Queremos abordar lo divulgativo, lo didáctico y lo formativo en lo técnico así como en lo personal. No hablamos de un sistema común estandarizable como algunas organizaciones pretenden. Estamos ante disciplinas cuyas génesis se pierden en los albores de la historia marcial china y, como “herederos” responsables de su difusión, debemos anteponer esta difusión y clarificación (investigación, desarrollo y estudio en conciencia) a cualquier intento particular de gobernar estas tareas en nombre de todos.

Nuestras propuestas, por lo tanto, van hacia un conjunto de acciones decididas democráticamente entre los integrantes de todos nuestros clubes. Pero este enfoque democrático no queda exclusivamente marcado por las personas que han sido designadas para la organización estructural y de propuestas de nuestra asociación, máxime cuando la tarea de estas personas entre las cuales nos incluimos los que hemos elaborado esta presentación, debe dirigirse a la organización de un diálogo productivo y a el establecimiento de un sistema de decisiones justo que tenga en cuenta todas las voces de la organización, intentando establecer coherencias con la minoría antes de callarla bajo la voz de la mayoría.

Esta empresa no debe resultar dificultosa en tanto tenemos muy claro lo que estamos desarrollando. Queremos dar a conocer nuestras actividades, disponer de un grupo que desarrolle elementos de interés general dentro del contexto interno de las AAMMCC, que permita establecer proyectos generales y ayude a los proyectos individuales, que coordine nuestras propuestas o requerimientos de conjunto a las instituciones públicas o privadas y que tenga la capacidad de establecer un marco legal que nos permita desarrollar el trabajo que hemos iniciado en este segmento de las AAMMCC.

Esperamos desarrollar este trabajo de la forma más productiva y leal posible para nuestros clubes y practicantes y conseguir finalmente divulgar con seriedad, profesionalidad y justicia todos nuestros estilos.